Nuevas Colecciones


EL ARTE DE TAPARSE


Están los que se “tapan” hasta las orejas, las que destapan por las noches (todo un tema si en una pareja se dan ambos estilos); las que no se mueven un centímetro en la cama y despiertan en la misma posición con la que se fueron a dormir, y los que no pueden dormir con pijamas abrigados, solo por nombrar algunos. Porque hay tantas formas de dormir como personas y de esto depende en gran medida qué tipo de abrigo y cuánto es lo ideal en el dormitorio para conciliar un descanso reparador. Sabemos que la temperatura corporal desciende antes de irnos a dormir para inducir el sueño, y también que la temperatura ideal para dormir oscila entre los 18 y 21 grados. Por lo tanto, la ropa de cama que elijas es ideal que se acerque a esta temperatura, según tus propias características a la hora de dormir. Lo ideal es que, más o menos abrigado, los textiles en el dormitorio sean livianos, ya que el peso dificulta los movimientos. Por ejemplo, los quilts de cotelé y jacquard de esta nueva colección otorgan un abrigo intermedio, ideales para combinar con otras capas.


Para aquellos que gustan de ropa de cama abrigada, ligera y suave, los cobertores son la solución. El relleno de fibra hollow es un excelente aislante del frío, que combinado con la textura interior de cordero de nuestros cobertores cordero print y liso, permite sin problemas usarlos como único complemento de las sábanas para un sueño estable y cómodo (si no eres en extremo friolento). Otro destacado de esta colección es el nuevo cobertor poly liso con cubierta de poliéster Down Proof que, al ser más tupida y gruesa, ayuda a conservar de mejor manera el calor.


Conócelos Todos