Descubriste que los organizadores de escritorio son el mejor invento después del internet y que la silla del comedor no es lo mejor para trabajar y estudiar.

Si la técnica de organización de Kondo, sobre eliminar de tu armario aquello que no te causa felicidad, fue un antes y después en tu vida, y para tu cumpleaños pediste bolsas de ropa que se aspiran ¡es tiempo de dejar fluir tu amor por el orden!