El nivel que aspiramos en Casaideas, no porque seamos unos frikis del control, más bien porque entendemos que la organización es sinónimo de calidad de vida.

En los últimos cinco años no hemos desperdiciado ningún alimento, porque el sistema que tenemos en nuestro refrigerador, con contenedores perfectamente distribuidos según su frecuencia de uso, permite que nada caduque. Y cuando vemos las frutas y verduras ordenadas según lo rápido que se malogran, suspiramos y sabemos que vamos por un buen camino.