Necesario aire libre

Queda poco para las vacaciones de verano y esto es sinónimo de niñas y niños en casa y una tendencia a escuchar frases como “estoy aburrido”, “quiero hacer algo divertido” y “no sé qué hacer”. Mamás, papás y cuidadores suelen responder a estas afirmaciones con frases hechas del tipo “tienes que aprender a divertirte solo” o “ese es tú problema” y también “hay miles de cosas para jugar y divertirte, hay que ser creativo”. “El juego libre y el aburrimiento estimulan la creatividad, obligan a tomar muchas decisiones”, afirma el neuroeducador catalán David Bueno. “Y con ellas y cometiendo equivocaciones es como aprende y se ejercita el cerebro”, agrega. El especialista asegura que, como padres, lo mejor sería abrir la puerta y que salgan fuera a jugar y que ellas y ellos vean cómo y con qué ocupan su tiempo, y que ante el clásico y constante “me aburro, ¿qué hago ahora?”, habría que preguntarles qué quieren hacer, añade, y solo si hay mucha insistencia, sugerirle algunas opciones:

Naturaleza y aire libre:

Investigaciones han demostrado que el contacto con la naturaleza activa plasticidad neuronal que establece conexiones neuronales, algo indispensable para el aprendizaje. Entonces programar excursiones a la plaza cercana, o incluso a una reserva natural o cerro próximo es una gran idea. Mochilas, bananos plegables y botellas plásticas reutilizables son un excelente complemento a cualquier aventura.

Mejor acompañados:

No hay nada como buenos compañeros de juego. Por eso juntarse con otras familias con hijos de edades similares, o primos, vecinos, compañeros de escuela o jardín es una gran manera de estimular el juego y cuidarse entre todos. “Los niños necesitan adultos que estén pendientes, pero les dejen autonomía y libertad para vivir aventuras”, explica la pedagoga española Heike Freire. Por eso programar un paseo con otras familias es ideal. “Los padres en el entorno natural suelen estar más relajados: dejan de ser el que te mete prisa y da órdenes todo el rato”, agrega. Para esos paseos a la piscina, río o lago, nuestras toallas y ponchos son los mejores accesorios.

Descansar:

Si bien podemos sugerir actividades a niñas y niños, hay que evitar estresarles con mil actividades. Hay que recordar que para ellos ese período es un momento de desconexión, y eso también se logra descubriendo nuevos gustos y hobbies. Podemos sugerirles momentos para dibujar, pintar, jugar con instrumentos musicales, jardinear, escribir, etc. Y para que estén siempre cómodos, perfectas son los distintos tipos de pantuflas para estar en casa.

 

Conócelos todos